Girona en pareja, una ciudad fantastica para disfrutar del amor

girona, ciudad romántica

En el momento de organizar un viaje para pasar unos días con nuestra pareja, una elección muy acertada es decantarse por la ciudad de Girona, donde la historia ha dejado una profunda huella y un sinfín de rincones románticos rebosantes de magia y encanto. Así pues, si estás pensando en visitar Girona en pareja, te proponemos una serie de destinos increíbles, donde la chispa de la pasión volverá a brillar con luz propia.

La ciudad es tan bella que resulta difícil decidir qué es lo que se va a visitar. De todas maneras, y a modo de orientación, señalamos cuatro lugares que por nada deberíamos dejar de ver, y con los que vamos a conseguir nuestro objetivo: sorprender a nuestra pareja y convertir esta escapada en una aventura inolvidable. ¿Nos acompañas?

El barrio judío

Sin ninguna duda, uno de los lugares más emblemáticos y atractivos que la ciudad de Girona nos ofrece es su antiguo barrio judío, conocido popularmente como El Call. Un paseo por este histórico rincón conseguirá impresionar a nuestra pareja, ya que sus estrechas y laberínticas calles y placitas conservan aún su atmósfera medieval, no exenta en absoluto de encanto y romanticismo.

Los judíos estuvieron instalados en Girona durante nada menos que 600 años, dejando en ella una profunda huella. De hecho, se trata de la judería mejor conservada del planeta, y en ella se combinan lugares de gran importancia histórica con rincones que simplemente nos sorprenden por su encanto y su belleza.

La del Call es una belleza pura, de aquella que sólo sabe surgir de la sencillez, y paseando por sus calles descubriremos la carga histórica de cada rincón. Sus casas con pequeñas ventanas, la mayoría enrejadas y muchas de ellas incluso tapiadas, nos hacen pensar en las familias y la cultura judías.

visitar girona en pareja

Las vistosas casas junto al río Oñar

Sin duda este es otro de los lugares perfectos para visitar Girona en pareja, convertido en un icono de la misma y que, por tanto, no podíamos dejar pasar. Hablamos de un conjunto de casas que se sitúan junto al río Oñar, que cruza la ciudad. Las viviendas atraen al visitante por sus llamativos colores, diferente para cada una de ellas, de tal manera que nos recuerdan muchos pueblos de mar, que solían pintarlas de esta manera con el objetivo de que los pescadores, cuando volvían de alta mar, pudieran reconocer su hogar ya desde la lejanía.

Las casas, muy desiguales entre sí y colgando sobre el agua del río, dan un encanto muy peculiar a la zona. No debemos dejar de dar un romántico paseo por la orilla del Oñar, cruzando posteriormente el puente allì situado para adentrarnos en las interesantes calles de la ciudad.

Los Baños Árabes

Los Baños Árabes de Girona es otro de los lugares que no debemos dejar de visitar si decidimos hacer una escapada a esta “ciudad inmortal”, como la llaman los gerundenses, con nuestra pareja. Los Baños se encuentran alojados dentro de un edificio de estilo románico, y fueron inaugurados en el siglo XII. Curiosamente, y a pesar de su nombre, fueron edificados por los cristianos, aunque imitando el modelo árabe.

El destino del edificio no siempre han sido los baños, ya que éstos fueron de hecho clausurados en el siglo XV, pasando por diversas manos. Así, en el siglo XVII hubo en ellos un convento de capuchinas, que los destinaron a almacén y lavandería.

A pesar de que no se conservan en su totalidad, visitarlos bien vale la pena. Podremos ver su bonita entrada,bajo una bóveda, en la que había una sala de descanso y los vestuarios, así como unas elegantes columnas que rodean la piscina central soportando la cúpula que la cubre. Con toda seguridad, uno de esos rincones idóneos para visitar Girona en pareja.

Parque de la Dehesa

En nuestro recorrido por Girona acompañados de nuestra pareja, si algo no podía faltar es pasear por el maravilloso Parque de la Dehesa, un espacio de o hectáreas donde nos sentiremos cara a cara con la naturaleza.

Conocido por los habitantes de Girona simplemente como La Devesa, el parque nos permite pasear a lo largo de senderos en los que podremos disfrutar de la sombra proporcionada por los plataneros que los flanquean, más de 2600 en total, algunos de los cuales alcanzan los 55 metros de altitud. Destacan asimismo los llamados “jardines de la Dehesa”, de estilo francés, que se encuentran rodeados por un pequeño río del que se han adueñado los ánades reales.

Girona en pareja

Existen dentro del parque también espacios abiertos y soleados, así como zonas de picnic y algunos equipamientos culturales y deportivos. Los martes y jueves se instala el mercadillo de Girona, teniendo como escenario este relajante y bellísimo parque. En él se celebran también las fiestas de San Narcís, patrón de la ciudad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario