París: el destino ideal para una escapada romántica

Si algo es bien sabido es que París es la ciudad del amor por excelencia. Sus calles, sus restaurantes, sus palacios, su gente, su ambiente… Todo la convierte en el destino ideal para una escapada romántica. Si estás buscando pasar un fin de semana en pareja en la Ciudad de la Luz, las siguientes líneas te darán las mejores ideas para que cada segundo sea especial.

La capital francesa está llena de rincones únicos para descubrir con la persona a la que quieres. Y aunque hay muchos lugares en los que perderse, en este artículo te traemos una selección de los mejores planes para una escapada de dos días. Desde la mundialmente conocida Torre Eiffel, pasando por el bohemio barrio de Montmartre hasta un paseo en barco por el río Sena. ¿quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

torre Eifel París

París cuenta con algunos de los monumentos más famosos de Europa, el más conocido es, sin duda, la Torre Eiffel. Tanto si viajas en pareja como si no, es una visita que no te puedes perder. Además, disfrutar de sus vistas iluminada al atardecer es una de las escenas más románticas que podrás vivir. Y quién sabe, quizás te conviertas en la protagonista de una pedida increíblemente especial.

Pero la Torre Eiffel no es el único punto de interés en esta maravillosa ciudad, sino que hay mucho más. Te recomendamos visitar otros de sus enclaves más conocidos como el Arco del Triunfo o la Catedral de Notre Dame. En ambos casos podrás visitar sus terrazas y disfrutar de una fabulosas vistas de toda la ciudad.

No podemos dejar de recomendarte un paseo por el que es, sin lugar a dudas, nuestro barrio preferido: Montmartre, el barrio bohemio por excelencia. Sus pintorescas calles y sus pequeños cafés harán que disfrutes de una escapada romántica muy especial. Además, callejeando entre obras de arte descubrirás el Sagrado Corazón, una de las joyas arquitectónicas de la Ciudad del Amor. También en este barrio se encuentra el muro de los te quiero, ¿te animas a descubrirlo?

Escapa del turismo masificado en estos rincones encantadores

Si todos los lugares que te hemos enseñado son imprescindibles, pasear por algunos rincones más apartados del turismo masificado llevarán tu escapada romántica a otro nivel. Sigue leyendo para descubrir otros enclaves menos populares donde disponer de tiempo para los dos.

En París es Turismo te recomendamos realizar un paseo por el Jardín de Luxemburgo, oler su variedad de flores y buscar la Fuente de los Médicis. Después, podéis callejear por la rue de l’Odeon o de Condé y perderte en algunas de sus pintorescas librerías. Cruzad por el Pont des Arts, hasta hace muy poco tiempo conocido como el Puente de los Candados. Asimismo, si os gusta el arte y la arquitectura, podéis visitar el Museo de Rodin y su fantástico jardín.

Durante toda vuestro viaje podéis disfrutar cenando en algunos restaurantes con encanto de la Ciudad de la Luz. No os podéis marchar sin probar uno de sus conocidísimos crêpes, que seguro os encantarán.

Además de todos estos encantos, París es también conocida por ser la Ciudad de la Moda, por lo que otro buen plan es una tarde shopping. Las opciones son numerosas y variadas: quedaos boquiabiertos en las boutiques de los grandes modistos en la Avenida Montaigne o pasea por el barrio de Le Marais y llévate algún recuerdo de LaFayette.

Como has podido leer, París es el destino ideal para tu escapada romántica, ahora solo te queda hacer las maletas y poner rumbo a la Ciudad del Amor. ¡Bon voyage!

Ocho pueblos románticos en Vizcaya

Vizcaya es una provincia llena de parajes de gran belleza, tanto en su litoral, con sus playas ubicadas junto a abruptos acantilados, como en su interior, con sus extensas praderas a los pies de sus elevadas cumbres. Una tierra de contrastes salpicada de pueblos de gran encanto y romanticismo, todos ellos idóneos para una escapada en pareja. ¿Te animas a descubrir los pueblos más románticos de Bilbao ?

Mundaka

Ubicado al norte de la provincia de Vizcaya, Mundaka es un atractivo municipio marinero, situado a orillas del Cantábrico y de la ría del mismo nombre. Es un pueblo romántico y bello, que se aglutina en torno a su pintoresco puerto.

Mundaka presenta un gran número de atractivos, como sus hermosas playas, ideales para la práctica del surf, o como su rico patrimonio natural, en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai y con espacios tan bellos como la Isla de Ízaro, ubicada frente a sus costas. La localidad dispone asimismo de un considerable patrimonio, entre cuyas obras se encuentran el Palacio de Larrínaga, la Iglesia de Santa María, la Ermita de Santa Catalina o su bello casco antiguo.

Balmaseda

Balmaseda, atravesada por el río Cadagua, está llena de rincones que desprenden romanticismo y un gran encanto. De origen medieval, pertenece a la comarca de Las Encartaciones.

pueblo romántico Balmaseda

El territorio en el que se enclava la localidad es montañoso, con algunas cimas pertenecientes a los Montes de Ordunte, como el Kolitza o el Terreros. Paseando por Balsameda podremos ver algunas de las obras que forman parte de su legado histórico, entre ellas el Monasterio de Santa Clara, el Palacio Urrutia, las Iglesias de San Juan y de San Severino o el Puente de la Muza. Con toda seguridad, uno de esos pueblos románticos en Bilbao que merece la pena visitar.

Areatza

Conocida también con el nombre de Bilaro, Areatza es un pueblo muy atractivo, con un casco urbano bien conservado y declarado Conjunto Monumental.

Entre el patrimonio arquitectónico de esta localidad destacan obras como la Iglesia de San Bartolomé, el Palacio de Gortázar o la Casa Gótica, entre muchas otras. A ello se une su patrimonio natural, ya que la zona está considerada como una de las más bonitas de la comunidad, lo cual la convierte en un destino ideal para una escapada con nuestra pareja, unos días tranquilos dedicados a la contemplación de bellísimos paisajes, siendo para ello muy recomendable el vecino Parque Natural de Gorbeia.

Bermeo

Otro de los pueblos románticos en Vizcaya es Bermeo, una villa marinera de la provincia de Vizcaya llena de rincones bellos y románticos, empezando por su pintoresco puerto. Se halla junto al Golfo de Vizcaya, en plena Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Dentro de su término municipal podremos contemplar parajes naturales como el islote de San Juan de Gaztelugatxe, coronado por una bonita ermita, o como el Cabo Machichaco. No podemos dejar de hacer mención de sus hermosas playas, como la de Aritzatxu o la de Arríbolas.

bermeo pueblo romántico

Además podremos ver en Bermeo un buen número de edificios históricos, como la Torre Ercilla, la Puerta de San Juan o la Iglesia de Santa Eufemia.

Getxo

Getxo es una localidad muy privilegiada, ubicada a orillas del litoral cantábrico y junto a la ría de Bilbao, en el punto en que los ríos Ibáizabal y Nervión vierten sus aguas juntos en el mar.

getxo

Es un importante punto de interés turístico, sobre todo gracias a sus atractivas playas, entre ellas algunas tan populares como la de Las Arenas o la de Ereaga. Dentro de su legado histórico se encuentran obras de gran interés, como el Puente de Vizcaya, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el Palacio de Ampuero o la Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes.

Si vamos a Getxo con nuestra pareja no debemos dejar de acercarnos hasta su Puerto Viejo, un romántico rincón que antaño fue el puerto de los pescadores, y donde actualmente tienen lugar un sinfín de fiestas y celebraciones populares.

Karrantza

Karrantza es una atractiva localidad situada en el bonito valle del mismo nombre, famoso por su abundancia de monumentos del Megalítico, especialmente de dólmenes y menhires.

Karrantza

El pueblo tiene un gran encanto, con un entorno natural lleno de espacios interesantes como el Parque Natural de Armañón, los Montes de Ordunte, o la Cueva de Pozalagua, un lugar romántico y de gran belleza con hermosas estalactitas y estalagmitas. A estos atractivos se une el legado histórico de Karrantza, entre cuyas obras se encuentran el Palacio Trevilla, el Palacio Vicario, la Ermita de El Santo o la Iglesia de San Andrés y su Museo.

Lekeitio

Lekeitio se sitúa a orillas del Cantábrico, en pleno Golfo de Vizcaya, presentando un buen número de atractivos, como la Isla de San Nicolás, enclavada frente a su costa, o como unas pequeñas marismas, formadas por el rio Lea al verter sus aguas en el mar.

lekeito pueblo romántico vizcaya

Sus dos hermosas playas, la de Carraspio y la de Isunza, aportan más atractivos a la localidad, convertida en un importante punto turístico. En Lekeitio podremos ver obras como la Basílica de la Asunción de Nuestra Señora, declarada Monumento Nacional, el Palacio Uribarría o la Torre Zahar, entre otras.

Ondarroa

Ondarroa es una bella localidad cruzada por el río Artibai, que desemboca en ella junto al mar formando una pequeña ría. Se halla en un entorno natural lleno de contrastes, a orillas del mar y a los pies de montes como el Arrigorri o el Kalamendi, así como junto a abruptos acantilados, como el de Peña Fraile.

Ondarroa pueblo romántico

Ondarroa tiene una atractiva playa de arena dorada, la Playa de Arrigorri, situada junto a un pequeño paseo marítimo en el que abundan los locales de restauración. No debemos dejar de pasear por la calle Kantxopi, donde se encuentra el antiguo puerto fluvial de la localidad, la vieja cofradía de pescadores y el conocido como “puente viejo”. El lugar conserva toda la atmósfera y el romanticismo de antaño.

No debemos dejar de visitar su casco antiguo, de origen medieval y muy bien conservado, declarado Conjunto Monumental. También podemos ver su Iglesia de Santa María, su Torre de Likona o el antiguo edificio que alojaba al Consistorio, entre otras obras de gran interés. Desde luego, uno de esos pueblos románticos en Bilbao que no debemos pasar por alto durante nuestra escapada romántica a tierras vascas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Girona en pareja, una ciudad fantastica para disfrutar del amor

En el momento de organizar un viaje para pasar unos días con nuestra pareja, una elección muy acertada es decantarse por la ciudad de Girona, donde la historia ha dejado una profunda huella y un sinfín de rincones románticos rebosantes de magia y encanto. Así pues, si estás pensando en visitar Girona en pareja, te proponemos una serie de destinos increíbles, donde la chispa de la pasión volverá a brillar con luz propia.

La ciudad es tan bella que resulta difícil decidir qué es lo que se va a visitar. De todas maneras, y a modo de orientación, señalamos cuatro lugares que por nada deberíamos dejar de ver, y con los que vamos a conseguir nuestro objetivo: sorprender a nuestra pareja y convertir esta escapada en una aventura inolvidable. ¿Nos acompañas?

El barrio judío

Sin ninguna duda, uno de los lugares más emblemáticos y atractivos que la ciudad de Girona nos ofrece es su antiguo barrio judío, conocido popularmente como El Call. Un paseo por este histórico rincón conseguirá impresionar a nuestra pareja, ya que sus estrechas y laberínticas calles y placitas conservan aún su atmósfera medieval, no exenta en absoluto de encanto y romanticismo.

Los judíos estuvieron instalados en Girona durante nada menos que 600 años, dejando en ella una profunda huella. De hecho, se trata de la judería mejor conservada del planeta, y en ella se combinan lugares de gran importancia histórica con rincones que simplemente nos sorprenden por su encanto y su belleza.

La del Call es una belleza pura, de aquella que sólo sabe surgir de la sencillez, y paseando por sus calles descubriremos la carga histórica de cada rincón. Sus casas con pequeñas ventanas, la mayoría enrejadas y muchas de ellas incluso tapiadas, nos hacen pensar en las familias y la cultura judías.

visitar girona en pareja

Las vistosas casas junto al río Oñar

Sin duda este es otro de los lugares perfectos para visitar Girona en pareja, convertido en un icono de la misma y que, por tanto, no podíamos dejar pasar. Hablamos de un conjunto de casas que se sitúan junto al río Oñar, que cruza la ciudad. Las viviendas atraen al visitante por sus llamativos colores, diferente para cada una de ellas, de tal manera que nos recuerdan muchos pueblos de mar, que solían pintarlas de esta manera con el objetivo de que los pescadores, cuando volvían de alta mar, pudieran reconocer su hogar ya desde la lejanía.

Las casas, muy desiguales entre sí y colgando sobre el agua del río, dan un encanto muy peculiar a la zona. No debemos dejar de dar un romántico paseo por la orilla del Oñar, cruzando posteriormente el puente allì situado para adentrarnos en las interesantes calles de la ciudad.

Los Baños Árabes

Los Baños Árabes de Girona es otro de los lugares que no debemos dejar de visitar si decidimos hacer una escapada a esta “ciudad inmortal”, como la llaman los gerundenses, con nuestra pareja. Los Baños se encuentran alojados dentro de un edificio de estilo románico, y fueron inaugurados en el siglo XII. Curiosamente, y a pesar de su nombre, fueron edificados por los cristianos, aunque imitando el modelo árabe.

El destino del edificio no siempre han sido los baños, ya que éstos fueron de hecho clausurados en el siglo XV, pasando por diversas manos. Así, en el siglo XVII hubo en ellos un convento de capuchinas, que los destinaron a almacén y lavandería.

A pesar de que no se conservan en su totalidad, visitarlos bien vale la pena. Podremos ver su bonita entrada,bajo una bóveda, en la que había una sala de descanso y los vestuarios, así como unas elegantes columnas que rodean la piscina central soportando la cúpula que la cubre. Con toda seguridad, uno de esos rincones idóneos para visitar Girona en pareja.

Parque de la Dehesa

En nuestro recorrido por Girona acompañados de nuestra pareja, si algo no podía faltar es pasear por el maravilloso Parque de la Dehesa, un espacio de o hectáreas donde nos sentiremos cara a cara con la naturaleza.

Conocido por los habitantes de Girona simplemente como La Devesa, el parque nos permite pasear a lo largo de senderos en los que podremos disfrutar de la sombra proporcionada por los plataneros que los flanquean, más de 2600 en total, algunos de los cuales alcanzan los 55 metros de altitud. Destacan asimismo los llamados “jardines de la Dehesa”, de estilo francés, que se encuentran rodeados por un pequeño río del que se han adueñado los ánades reales.

Girona en pareja

Existen dentro del parque también espacios abiertos y soleados, así como zonas de picnic y algunos equipamientos culturales y deportivos. Los martes y jueves se instala el mercadillo de Girona, teniendo como escenario este relajante y bellísimo parque. En él se celebran también las fiestas de San Narcís, patrón de la ciudad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…