Barcelona para dos: 5 planes increíbles para enamorados

fuente de Montjuic

La Ciudad Condal atesora un gran número de lugares idóneos para disfrutar con nuestra media naranja: rincones de gran atractivo que desprenden un romanticismo único, muy apropiados para una escapada con el objetivo de romper la rutina diaria y recuperar una relación a veces deteriorada por los problemas laborales o por el estrés al que nos vemos sometidos. ¿Te animas a explorar estos planes en Barcelona para enamorados?

Las callejuelas del Barrio Gótico

En las atractivas callejuelas del Barrio Gótico, el tiempo parece que se detuvo hace ya mucho. Cuando uno regresa a él, después de una larga ausencia, y recorre de nuevo sus calles impregnadas de historia, nada parece haber cambiado.

barrio gotico de barcelona

Las estrechas calles del Gótico, por las que podremos pasear seguramente disfrutando del sonido de una nostálgica música de violín interpretada por algún artista con poca suerte, nos depara grandes obras, pero también pequeñas sorpresas, como las ocas que viven en el claustro de la Catedral, o como el carismático puente de la calle del Obispo, animado de día y enigmático de noche. Desde luego, uno de esos planes en Barcelona para enamorados que merece la pena disfrutar.

Un agradable recorrido por el Parque del Laberinto

Un paseo por un parque o unos hermosos jardines siempre lleva aparejado un toque de romanticismo. Por ello, si viajamos a Barcelona con nuestra pareja es algo que no puede faltar. En el Parque del Laberinto podremos contemplar los jardines más antiguos de toda Barcelona. Se halla en la ladera de la Sierra de Collserola, en el barrio de Horta.

El parque tiene elementos de estilo neoclásico y románico. Acompañado de unos jardines muy vistosos, el palacio cuenta con dos templetes de estilo italiano, el mirador o el Pabellón de Carlos IV y una gran cantidad de estatuas representando a personajes de la mitología griega, entre otras sorpresas.

Sin embargo, la estrella del parque, como no podía ser menos, es su Laberinto, construido con cipreses recortados. Quien consiga recorrerlo y llegar a su centro podrá admirar una estatua dedicada a Eros, el dios del amor. Y muy cerca del laberinto, otro romántico rincón, conocido como el Jardín del Musgo, una gruta con un bonito surtidor de agua, con la forma de la cabeza del Minotauro. De ahí que merezca estar entre los lugares más románticos para explorar en pareja.

Paseo por el mar con música en vivo

Qué duda cabe, otro de esos planes en Barcelona para enamorados. Nada hay tan romántico como el mar, por lo que en una escapada a Barcelona con nuestra pareja no puede faltar una actividad relacionada con él. Hasta septiembre, tenemos la oportunidad de navegar en un catamarán, de jueves a domingo, para contemplar la atractiva costa barcelonesa, mientras disfrutamos al mismo tiempo de música en vivo.

Los paseos duran una hora, y tienen lugar al atardecer. En el catamarán encontraremos además un bar, para que no falte de nada. Sin duda, es una opción que va a impresionar a nuestra pareja y que no olvidará fácilmente.

Una explosión de luz y color: la Fuente Mágica de Montjuic

En nuestro recorrido por algunos de los lugares más románticos de Barcelona no podemos dejar de acercarnos, a poder ser de noche, hasta la Fuente Mágica de Montjuic, un conjunto de cascadas y lagos que se sitúa en el eje de María Cristina, junto a la Plaza España. Será una estupenda manera de terminar el día.

fuente de Montjuic

En la Fuente Mágica, convertida en todo un icono de la ciudad de Barcelona, podremos disfrutar de un impresionante espectáculo de luz y color. Hemos de tener en cuenta que existen nada menos que 7.000 millones de combinaciones posibles, por lo que hay un sinfín de coreografías, como las de los éxitos de los 80, las de música clásica española o las basadas en películas del cómic. Un romántico espectáculo durante el cual podemos también disfrutar de unas bellísimas vistas de la ciudad de Barcelona.

Una copa nocturna en un bosque mágico

La guinda a un fantástico día la podemos poner tomando una copa en un lugar mágico y lleno de fantasía, “El Bosc de les Fades”, o, lo que es lo mismo, El Bosque de las Hadas. Lo encontraremos al final de las Ramblas, en un pequeño callejón junto al Museo de Cera. Al cruzar su umbral, uno se siente transportado a un país de ensueño y lleno de fantasía, pasando de las bulliciosas calles barcelonesas a encontrarnos en pleno corazón de un bosque encantado, que parece surgido de un cuento. Nos veremos rodeados por siniestros árboles que entrelazan sus retorcidas ramas cubriendo con ellas el techo.

Enseguida veremos también que no estamos solos, y que unos diminutos personajes pueblan el lugar. Son los gnomos y las hadas, que nos acompañarán en esta última copa en Barcelona, entre cascadas, cuevas y hasta la cocina de una pequeña casita.

Cuando oigas unos fuertes truenos y veas la luz de los relámpagos entre las ramas de los árboles no te asustes, aunque se vaya la luz. Los amables camareros están pendientes de todo y se encargarán de encender velas hasta que la tormenta haya pasado. Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los mejores planes en Barcelona para enamorados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *