París: el destino ideal para una escapada romántica

Si algo es bien sabido es que París es la ciudad del amor por excelencia. Sus calles, sus restaurantes, sus palacios, su gente, su ambiente… Todo la convierte en el destino ideal para una escapada romántica. Si estás buscando pasar un fin de semana en pareja en la Ciudad de la Luz, las siguientes líneas te darán las mejores ideas para que cada segundo sea especial.

La capital francesa está llena de rincones únicos para descubrir con la persona a la que quieres. Y aunque hay muchos lugares en los que perderse, en este artículo te traemos una selección de los mejores planes para una escapada de dos días. Desde la mundialmente conocida Torre Eiffel, pasando por el bohemio barrio de Montmartre hasta un paseo en barco por el río Sena. ¿quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

torre Eifel París

París cuenta con algunos de los monumentos más famosos de Europa, el más conocido es, sin duda, la Torre Eiffel. Tanto si viajas en pareja como si no, es una visita que no te puedes perder. Además, disfrutar de sus vistas iluminada al atardecer es una de las escenas más románticas que podrás vivir. Y quién sabe, quizás te conviertas en la protagonista de una pedida increíblemente especial.

Pero la Torre Eiffel no es el único punto de interés en esta maravillosa ciudad, sino que hay mucho más. Te recomendamos visitar otros de sus enclaves más conocidos como el Arco del Triunfo o la Catedral de Notre Dame. En ambos casos podrás visitar sus terrazas y disfrutar de una fabulosas vistas de toda la ciudad.

No podemos dejar de recomendarte un paseo por el que es, sin lugar a dudas, nuestro barrio preferido: Montmartre, el barrio bohemio por excelencia. Sus pintorescas calles y sus pequeños cafés harán que disfrutes de una escapada romántica muy especial. Además, callejeando entre obras de arte descubrirás el Sagrado Corazón, una de las joyas arquitectónicas de la Ciudad del Amor. También en este barrio se encuentra el muro de los te quiero, ¿te animas a descubrirlo?

Escapa del turismo masificado en estos rincones encantadores

Si todos los lugares que te hemos enseñado son imprescindibles, pasear por algunos rincones más apartados del turismo masificado llevarán tu escapada romántica a otro nivel. Sigue leyendo para descubrir otros enclaves menos populares donde disponer de tiempo para los dos.

En París es Turismo te recomendamos realizar un paseo por el Jardín de Luxemburgo, oler su variedad de flores y buscar la Fuente de los Médicis. Después, podéis callejear por la rue de l’Odeon o de Condé y perderte en algunas de sus pintorescas librerías. Cruzad por el Pont des Arts, hasta hace muy poco tiempo conocido como el Puente de los Candados. Asimismo, si os gusta el arte y la arquitectura, podéis visitar el Museo de Rodin y su fantástico jardín.

Durante toda vuestro viaje podéis disfrutar cenando en algunos restaurantes con encanto de la Ciudad de la Luz. No os podéis marchar sin probar uno de sus conocidísimos crêpes, que seguro os encantarán.

Además de todos estos encantos, París es también conocida por ser la Ciudad de la Moda, por lo que otro buen plan es una tarde shopping. Las opciones son numerosas y variadas: quedaos boquiabiertos en las boutiques de los grandes modistos en la Avenida Montaigne o pasea por el barrio de Le Marais y llévate algún recuerdo de LaFayette.

Como has podido leer, París es el destino ideal para tu escapada romántica, ahora solo te queda hacer las maletas y poner rumbo a la Ciudad del Amor. ¡Bon voyage!

Barcelona para dos: 5 planes increíbles para enamorados

La Ciudad Condal atesora un gran número de lugares idóneos para disfrutar con nuestra media naranja: rincones de gran atractivo que desprenden un romanticismo único, muy apropiados para una escapada con el objetivo de romper la rutina diaria y recuperar una relación a veces deteriorada por los problemas laborales o por el estrés al que nos vemos sometidos. ¿Te animas a explorar estos planes en Barcelona para enamorados?

Las callejuelas del Barrio Gótico

En las atractivas callejuelas del Barrio Gótico, el tiempo parece que se detuvo hace ya mucho. Cuando uno regresa a él, después de una larga ausencia, y recorre de nuevo sus calles impregnadas de historia, nada parece haber cambiado.

barrio gotico de barcelona

Las estrechas calles del Gótico, por las que podremos pasear seguramente disfrutando del sonido de una nostálgica música de violín interpretada por algún artista con poca suerte, nos depara grandes obras, pero también pequeñas sorpresas, como las ocas que viven en el claustro de la Catedral, o como el carismático puente de la calle del Obispo, animado de día y enigmático de noche. Desde luego, uno de esos planes en Barcelona para enamorados que merece la pena disfrutar.

Un agradable recorrido por el Parque del Laberinto

Un paseo por un parque o unos hermosos jardines siempre lleva aparejado un toque de romanticismo. Por ello, si viajamos a Barcelona con nuestra pareja es algo que no puede faltar. En el Parque del Laberinto podremos contemplar los jardines más antiguos de toda Barcelona. Se halla en la ladera de la Sierra de Collserola, en el barrio de Horta.

El parque tiene elementos de estilo neoclásico y románico. Acompañado de unos jardines muy vistosos, el palacio cuenta con dos templetes de estilo italiano, el mirador o el Pabellón de Carlos IV y una gran cantidad de estatuas representando a personajes de la mitología griega, entre otras sorpresas.

Sin embargo, la estrella del parque, como no podía ser menos, es su Laberinto, construido con cipreses recortados. Quien consiga recorrerlo y llegar a su centro podrá admirar una estatua dedicada a Eros, el dios del amor. Y muy cerca del laberinto, otro romántico rincón, conocido como el Jardín del Musgo, una gruta con un bonito surtidor de agua, con la forma de la cabeza del Minotauro. De ahí que merezca estar entre los lugares más románticos para explorar en pareja.

Paseo por el mar con música en vivo

Qué duda cabe, otro de esos planes en Barcelona para enamorados. Nada hay tan romántico como el mar, por lo que en una escapada a Barcelona con nuestra pareja no puede faltar una actividad relacionada con él. Hasta septiembre, tenemos la oportunidad de navegar en un catamarán, de jueves a domingo, para contemplar la atractiva costa barcelonesa, mientras disfrutamos al mismo tiempo de música en vivo.

Los paseos duran una hora, y tienen lugar al atardecer. En el catamarán encontraremos además un bar, para que no falte de nada. Sin duda, es una opción que va a impresionar a nuestra pareja y que no olvidará fácilmente.

Una explosión de luz y color: la Fuente Mágica de Montjuic

En nuestro recorrido por algunos de los lugares más románticos de Barcelona no podemos dejar de acercarnos, a poder ser de noche, hasta la Fuente Mágica de Montjuic, un conjunto de cascadas y lagos que se sitúa en el eje de María Cristina, junto a la Plaza España. Será una estupenda manera de terminar el día.

fuente de Montjuic

En la Fuente Mágica, convertida en todo un icono de la ciudad de Barcelona, podremos disfrutar de un impresionante espectáculo de luz y color. Hemos de tener en cuenta que existen nada menos que 7.000 millones de combinaciones posibles, por lo que hay un sinfín de coreografías, como las de los éxitos de los 80, las de música clásica española o las basadas en películas del cómic. Un romántico espectáculo durante el cual podemos también disfrutar de unas bellísimas vistas de la ciudad de Barcelona.

Una copa nocturna en un bosque mágico

La guinda a un fantástico día la podemos poner tomando una copa en un lugar mágico y lleno de fantasía, “El Bosc de les Fades”, o, lo que es lo mismo, El Bosque de las Hadas. Lo encontraremos al final de las Ramblas, en un pequeño callejón junto al Museo de Cera. Al cruzar su umbral, uno se siente transportado a un país de ensueño y lleno de fantasía, pasando de las bulliciosas calles barcelonesas a encontrarnos en pleno corazón de un bosque encantado, que parece surgido de un cuento. Nos veremos rodeados por siniestros árboles que entrelazan sus retorcidas ramas cubriendo con ellas el techo.

Enseguida veremos también que no estamos solos, y que unos diminutos personajes pueblan el lugar. Son los gnomos y las hadas, que nos acompañarán en esta última copa en Barcelona, entre cascadas, cuevas y hasta la cocina de una pequeña casita.

Cuando oigas unos fuertes truenos y veas la luz de los relámpagos entre las ramas de los árboles no te asustes, aunque se vaya la luz. Los amables camareros están pendientes de todo y se encargarán de encender velas hasta que la tormenta haya pasado. Sin lugar a dudas, estamos ante uno de los mejores planes en Barcelona para enamorados.

10 técnicas para relajarte rápidamente

El estrés es algo no precisamente agradable. También es peligroso. Muchas enfermedades son causadas o agravadas por el estrés, pero se puede hacer algo al respecto. Ni que decir tiene que también puede fastidiar una relación. Prueba estas técnicas de relajación y úsalas cada vez que sientas que la tensión se acerca:

1. Toma una ducha caliente. El agua caliente relaja los músculos, y ayuda también a recuperarse de actividades agotadoras.

2. Escucha música relajante. Experimenta hasta comprobar cuál es la música que te relaja de la manera más eficaz. Luego llévate tu CD favorito a la oficina, o a donde más lo necesites.

3. Ve a otro sitio. Esto realmente ayuda si las cosas que te están estresando están ubicadas en un sitio determinado o asociados a dicho lugar. Cambia de aires.

4. Toma una taza de té de manzanilla. La manzanilla parece tener un efecto calmante sobre los nervios, y las bebidas calientes en general pueden ayudarte a que te relajes.

5. Observa tu mente. Si puedes detectar los factores de estrés que acechan bajo la superficie (el hambre, la preocupación, una llamada telefónica que necesitas hacer), puedes resolverlos y te sentirás entonces más relajado.

6. Ríete. Por supuesto, sabemos por experiencia que esto le ayuda a uno a relajarse, ¿verdad? Encuentra al tipo que se sabe los mejores chistes, o simplemente acércate a alguien que te resulte gracioso.

7. Respira profundamente. Cierra los ojos y presta atención exclusivamente a tu respiración mientras lo haces. Cinco respiraciones lentas y profundas son como un mini-meditación.

8. Da un paseo. Caminar es una de las mejores técnicas de relajación si tienes al menos diez minutos. Encuentra un lugar bonito para caminar mientras estás en ello.

9. Dale a alguien un abrazo. Mientras lo hagas con alguien al que no te importe abrazar, esto realmente puede ser muy relajante.

10. Rompe tu rutina. Deja de hablar con ese hombre del bar, o come en un sitio diferente. Cualquier cosa que te haga salir de tus patrones habituales puede aliviar el estrés.